martes, 1 de febrero de 2011

QUIZÁS



 
QUIZÁS

Quizás cuando estés sola, muy sola y pensativa
y llegue a tu recuerdo la ausencia de mi amor.
Tal vez sientas en tu alma, la daga que abrasiva
partió en dos mi esperanza, causándome dolor.

Quizás cuando no tengas ninguna mano amiga
ni un hombro en que apoyarte, ni fe en el corazón.
Dirás como yo he dicho, que el tiempo no mitiga,
la herida que nos deja, perder una ilusión.

Quizás entonces llores, igual que yo he llorado.
¡Quizás entonces sufras! tu amarga soledad.
La soledad que sufro desde que te has marchado,
y de seguro entonces, sabrás de la orfandad.

De la orfandad que hiere, que mata, que calcina.
De esa terrible pena que me angustió por ti.
Y así sabrás entonces que la ausencia asesina,
porque quizás te mate, como me mató a mí.

De nada ha de servirte, llorar en tu quimera
y nada habrá que calme, tu pena y tu dolor.
Ni yo iré a consolarte mujer, aunque pudiera,
porque la ausencia tuya, me asesinó el amor.

Me duelen estas cosas, porque sé que son ciertas,
y sé que no hay remedio para tan cruel rigor.
¡Yo vi mis esperanzas entre mis manos, muertas!
Y tú verás en tu alma, la soledad y su horror.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Lunes, 22 de noviembre de 2010.
Todos los derechos reservados.[/size]

3 comentarios:

  1. Es una lástima que tan excelso escrito no tenga ninguno comentario.

    Sin duda alguna, vuestros versos embriagan mi alma en demasía. Le leí en Piensaenverso.

    ¡Un gusto encontrarle también por acá!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Genaro por tu amable comentario sobre mis versos.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso o mas bien diría soberbio, al estilo de Bueza, me encanto leerte, eres un caudal de buena poesía, te dejo mis aplausos y mi cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar