jueves, 23 de septiembre de 2010

SILENCIO DE AMORES


SILENCIO DE AMORES

La veo en el silencio del nocturnal sosiego,
también en los silencios de la naciente aurora,
y es en esos silencios donde de amor desplego
las ternuras de mi alma, que de ella se enamora.

En silencio la busco y la encuentro en silencio
y al hallarla yo siento que la vida es hermosa.
Todo luce distinto y de amor me sentencio
jardinero que cuida, su más cálida rosa.

¡Ay si ella supiera que en silencio la adoro!
¡Ay si ella supiera que en silencio la anhelo!
¡Ay si ella supiera que en silencio atesoro,
sus distantes ternezas que me causan desvelo!

Venerado tormento del silencio glorioso
donde a solas espero por su amor con paciencia.
¡No me dejes silencio, y ven siempre piadoso,
a traer a mis ojos, su adorada presencia!

Soledad milagrosa de silencio y antojos
donde guarda mi vida su taciturna historia,
mas se alumbra gozosa con la luz de sus ojos,
que en silencio de amores, me regalan la gloria.

Adamis A. Barrios L.
Maracaibo – Venezuela
Martes, 30 de marzo de 2010.
Todos los derechos reservados

SI TE DEJARAS QUERER


SI TE DEJARAS QUERER

Si te dejaras querer
mujer de suaves ternuras,
te daría de mis lisuras
dulces mieles a beber.
Yo feliz quisiera ser
por tu pecho acurrucado
y entregarme apasionado,
si te dejaras querer.

Si te dejaras querer
y no me dieras distancia,
me dormiría en la fragancia
de tu hermoso anochecer.
Y de mi sueño al volver,
con los besos de mi boca,
quisiera volverte loca,
si te dejaras querer.

Si te dejaras querer
que feliz me sentiría,
de despertar cada día
contigo al amanecer.
Y en el bello florecer
de tus rosados ardores
 bebería de tus amores
si te dejaras querer.

Si te dejaras querer
todo se me haría hermoso,
sería el hombre más dichoso
que llegues a conocer.
Y por poderte tener
como mi alma lo ansía
mi vida entera te daría,
si te dejaras querer.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Domingo, 13 de junio de 2010
Todos los derechos reservados

ÚLTIMO PUERTO


ÚLTIMO PUERTO

Cuando en razón del tiempo ya se hayan muerto
todas las esperanzas de mis amores,
ha de buscar mi barca su último puerto,
donde anclar las tristezas de mis dolores.

Más cuando se marchiten todas las flores
y mi jardín florido se haga desierto,
no guardaré en mi pecho crueles temores,
ni me hundiré el lodo del desconcierto.

Me sentiré orgulloso y agradecido
de cada amor que tuve bajo mi palma,
gratificando al cielo porque he tenido

el disfrute de amores que en dulce calma,
me llenaron de dichas y han bendecido
con aromas de rosas, la fe de mi alma.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Viernes, 30 de abril de 2.010.
Todos los derechos reservados

RECUERDOS


RECUERDOS

De aquella dulce noche me acuerdo todavía,
de esa serena noche cuando llegaste a mí,
temblando de emociones y en el rostro tenías,
destellos de vergüenza, de un rojo carmesí.

Tus dorados cabellos destrencé suavemente,
en tu frente mis besos, con dulzura estampé
y al mirarte a los ojos me quedé simplemente,
absorto en la inocencia que en ellos encontré.

Tu frescura de virgen con olores de rosa
perfumó suavemente la sublime ocasión
y al caer en mi brazos cuan paloma nerviosa,
rebotaba en tu pecho, tu febril corazón.

Todo el ambiente estaba colmado de belleza
la llama de lo cirios, mostraba su esplendor,
y al nocturnal preludio de la naturaleza,
fundimos nuestras almas en un culto al amor.

¡OH noche majestuosa! esplendorosa vía
que me lleva al recuerdo que aún conservo de ti,
pues nunca se ha marchado de la memoria mía,
tu rostro avergonzado, de casto carmesí.

Adamis A. Barrios L.
Maracaibo – Venezuela
Todos los derechos reservados

ANSIAS SEVERAS


ANSIAS SEVERAS

Tantas ansias de ti, tiene mi vida
que vivo en la pasión de mis esperas,
deseando que un momento sólo fueras,
la luna, en mi existencia anochecida.

Quiero tenerte si, y que atrevida
mi boca se deleite en tus esferas,
y sean mis brazos como enredaderas,
que cubran tu corteza florecida.

¡Tantas ansias de ti! Ansias severas
suele tener mi amor, que me trastoco,
en la efusión febril de mis quimeras.

Y es tal la excitación que me provoco
que de desearte amor horas enteras,
las codicias por ti, me vuelven loco.

Terrible es mi pasión ¡Ah¡ si supieras
cómo de ansiarte tanto, me disloco.

Y cómo en mis ensueños beso y toco
el rítmico agitar de tus caderas.

Que se mueven  con pausas placenteras
cuando creo tenerte y me sofoco.

Dichoso yo, que en sueño aunque no quieras,
te amo despacito… y poco a poco.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Todos los derechos reservados.




AMOR, CUANDO YO MUERA


AMOR, CUANDO YO MUERA

Amor, cuando yo muera, cuando mi alma fenezca
y entre la madre tierra sepulten mis despojos.
No quiero que tu angustia mi sepulcro humedezca,
con el luctuoso llanto de tus hermosos ojos.

No dejes que mi ausencia convoque tus conjogos
y has que en tu bello rostro la esperanza florezca.
Para que puedas verme nuevamente de hinojos
besándote las manos, cada vez que amanezca.

Y no temas al verme, no te cause temores,
el saber que renazco en tus dulces amores
como el sol en la aurora de sublimes tibiezas.

Sonríe… simplemente, cual veces anteriores
cuando llena de dicha con cálidos primores,
me entregaste completas tus amantes ternezas.

Nunca sufras amada, pues cada vez que llores,
en redor de mi tumba se secarán las flores,
y sentirás de mi alma sus más hondas tristezas.

Adamis Alonso Barrios León
Maracaibo – Venezuela
Maracaibo, 06 de Octubre de 2.009
Todos los derechos reservados.








ALLÍ


ALLÍ

Allí, do los cipreses bajo la quieta calma
del nocturnal preludio despojan su dolor,
allí también bien mío se está muriendo mi alma,
hundida en sus tristezas, llorando por tu amor.

Allí, donde las horas en trágica agonía
revelan los sarcasmo de mi muerte letal.
Allí mi pobre vida sabe a melancolía,
y a toda la amargura de mi angustia fatal.

Y tú que me juraste tu amor enternecido
allí… bajo las sombras del árbol del amor.
Te fuiste y me dejaste solitario y perdido
hundido en mis tristezas, llorando por tu amor.

Sucumbiré a mis sueños, y el alma destrozada
anunciará con gritos mi suspiro mortal.
Preguntará llorosa ¿A dónde fuiste amada?
y enjugará una lágrima, mi lágrima final.


¡Y allí donde te quise y siempre te he querido!
Bajo las sombras limpias del árbol del amor,
allí mi bien amada me quedaré dormido,
esperando que vuelvas… a calmar mi dolor.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Domingo, 28 de febrero de 2.009.
Todos los derechos reservados.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

DULCE PLACER


DULCE PLACER

 

Húmeda estabas sobre el lecho blando
desnuda, perfumada, y en albedríos,
tus tibios nardos por los besos míos,
irguieron sus aureolas,  palpitando.

Luego mis manos fueron navegando
los placidos caudales de tus ríos,
y ardiendo de pasión, en desvaríos,
te diste a mis ternuras, suspirando.

¡Dulce placer, el que tu amor provoca!
Cuando con las delicias de tu boca
enjugas de mi amor la ardiente flama.

Y es más dulce tal vez, el que me toca
pues al volverte por ardores loca,
me esmero en apagar, tu ardiente llama.

Y así, cuando el deseo nos reclama,
mis ansias en tus ansias, se sofocan.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Todos los derechos reservado
27 de febrero de 2.009

CELOS



Tengo celos del sol que a tu esbelteza,
baña con luz de amor y con presteza
y envuelve a tu figura en remolino.
Y hasta he sentido celos del destino,
que me niega el dulzor de tu pureza.

Celos de aquel que admire tu belleza
y pretenda llegar con su tibieza,
a robarse tu amor que es sólo mío.
¡Celos, terribles celos! mi desvío,
me hace perder por dudas la cabeza.

¡Oh mi sublime amor! Cuanta tristeza
tiene mi corazón que en su nobleza,
de celos muere sin tener ya calma.
¡Creo que hasta te celo de mi alma
por amarte con honda sutileza!

Terrible enfermedad ¡Vaya torpeza!
La de estos celos donde sin certeza,
me siento como un pájaro perdido.
Mas por mi celos se que te he querido,
como nadie podrá ¡Vaya grandeza!

No digo que celarte es mi proeza,
ni digo que es un acto de justeza
celarte por mi amor noble y sincero.
Pero al celarte simplemente quiero
que el celo por tu amor, sea mi riqueza.

Tal vez digan algunos que es vileza
celar como yo celo y mi terqueza
es un ruin proceder  de mi ilusión.
No importa, pues bien sé que en mi pasión
te celo por amor… y con franqueza.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Lunes, 11 de enero de 2010
Todos los derechos reservados

DIME CORAZÓN HERIDO


DIME CORAZÓN HERIDO

Yo

¿Dime corazón herido
por qué estás tan compungido
lleno de tanta tristeza?

¿A caso es que en el olvido
te dejó un amor querido,
que sorprendió tu nobleza?

¿O acaso fue tu terqueza
por un amor pretendido,
sin que tuvieras certeza
de que te hubiera querido?

¿Dime corazón dolido?
y dímelo con franqueza,
porque mi pecho abatido
ya no aguanta tu fiereza

Mi corazón

¡La vida!!! es una rareza
donde por incomprendido
y por mera ligereza,
me dejaron afligido.

Así pues, todo abatido
rota mi fe y mi altiveza,
en tu pecho dolorido
pulso con honda crudeza.

¿A caso crees que es blandeza
perder de amor la cabeza,
cuando una pasión se ha ido?

¿O acaso crees que he debido
decirle adiós y al olvido
dejar mi amor con rudeza?


No… yo mucho la he querido
y si eso no has comprendido
te disculpo esa incerteza.

Yo
¡Vaya corazón!!! que agreza
en lo que me has proferido.

Te dejo con tu tristeza
pues tu dolor he entendido.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Miércoles, 15 de septiembre de 2010.
Todos los derechos reservados

TODO


TODO

Todo tiene tu nombre y también tu perfume,
todo en mis soledades tiene sabor a ti,
y una llama incesante por tu amor me consume,
cuando todas tus cosas, se apoderan de mi.

Todo se te parece y mi amor te presume
cómo cálida rosa de un color carmesí
y esperándote siempre mi pasión se subsume,
a un hermoso delirio, de sutil frenesí.

Todo tiene tu nombre, tu belleza, tu acento
porque sois de mi vida dulce causa y razón
y mi vida no es vida, si me falta tu aliento.

Y mi alma no es mía porque en loca adhesión,
se ha quedado contigo y es mi vida un tormento,
esperando a que alientes, de mi amor la pasión.

¡Es terrible esta ausencia de añoranza y lamento!
Pero hermoso es tenerte, dentro del corazón.


Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Jueves, 26 de agosto de 2010
Todos los derechos reservados

PARA DECIRME ADIÓS


PARA DECIRME ADIÓS



Para decirme adiós tal vez consigas
la frase más sublime, más hermosa.
Pero no..., por favor, no me la digas,
márchate cual la noche ¡silenciosa!

Para decirme adiós, deja una rosa
sobre la lealtad del alma mía,
y no te vayas, por favor, llorosa,
pues no quiero sentir melancolía.

Para decirme adiós, mira mis ojos
y ni una lágrima por mi amor derrames.
En ellos no verás, rabia ni enojos,
pero tampoco pedirán que me ames.

Para decirte adiós, tal vez consiga
la frase más humilde y elocuente,
mas tú me pedirás que no la diga
y yo no la diré, por consecuente.



Adamis Barrios
Maracibo – Estado Zulia
Jueves, 09 de septiembre de 2010
Todos los derechos reservados

AMOR FUGAZ


AMOR FUGAZ



Como fugaz estrella que en el cielo
deja una estela azul sublime y breve,
así pasaste por mi vida, y leve,
tocó tu amor el cáliz de mi anhelo.

Hondo se hizo por ti mi desconsuelo
y un sentimiento sin medida, aleve,
me abrió una herida de fatal relieve,
y condenó a mis ojos al desvelo.

Pero pude entender, que era imposible
de tu distante amor, creerme el dueño,
porque un amor lejano es un ensueño.

Una ilusión que se hace impredecible
y que sólo la vida hace factible,
en la ficticia vaguedad de un sueño.

Más como en el soñar todo es posible
e idealiza el amor supremo encanto,
aquí en mi corazón que te ama tanto.

Aquí en mi alma amante y apacible
se ha de quedar tu amor y perceptible
será en mis sueños sensitivo manto.

Amor, amor fugaz ¡no sabes cuánto!
te me haces en los sueños, predecible.




Adamis Barrios
Maracibo – Estado Zulia
Lunes, 13 de septiembre de 2010
Todos los derechos reservados
 

DÉCIMAS A MI PADRE




DÉCIMAS A MI PADRE

 Hoy quiero yo recordar
a mi venerado viejo,
porque fue el sublime espejo
donde me supe mirar.
Lauro de palma triunfal
de mi humilde formación
que sembró en mi corazón,
la rectitud, la nobleza
y la radiante belleza,
del verso en la inspiración.

Mi viejo fue la emoción
que atesoraron mis años
porque crecí en los peldaños
de su cultura y razón.
Es de mi vida el bastión
que enarbola mi humildad
y es verso de libertad
de mi humano pensamiento
donde florece el portento
de criolla zulianidad.

Fui criado en la majestad
de su tesón, su hidalguía,
que junto a la vieja mía
me dio con serenidad.
También de su lealtad
aprendí con preeminencia,
a tener clara conciencia
de la cosas del honor
y a saber que es el amor
una virtud de excelencia.

Mi viejo fue en su insurgencia
caballero y afortunado,
nunca lo vi doblegado
ante tirana presencia.
Y con su férrea insistencia
de luchar por la justicia,
se confrontó a la avaricia
de eufóricos  poderosos,
a quienes lanzó a los posos
de la frívola inmundicia.

¡Salve mi viejo! Es caricia
tu recuerdo en mi memoria,
que amén de tu humana historia
es mi fuente gentilicia.
Y es una heredad nutricia
que deja en suave murmullo,
con noble y sutil arrullo
vibrando en mi corazón,
tu sangre que es la razón
de mi más profundo orgullo.


Adamis Barrios
Maracaibo - Venezuela
Domingo, 20 de Junio de 2010.
Todos los Derechos Reservados.