lunes, 31 de enero de 2011

TE HE OLVIDADO


TE HE OLVIDADO

No tocaré a tu puerta nuevamente,
mi expectación de amor, ha terminado.
Distante he de quedarme de tu lado
y asumo tu desdén, serenamente.

Serenidad y calma yo apetezco
para cobrar de nuevo la confianza,
que renueve en mi alma la esperanza,
de encontrar el amor que me merezco.

¡Nada me digas ya! Guarda silencio,
no quiero más dolores en mi vida.
Quiero cerrar de tu crueldad mi herida
y al olvido mujer, hoy te sentencio.

¡Oh tormentoso amor el que me diste!
Lleno de soledad y horas inciertas.
No regreses a mí porque mis puertas
cerráronse a tu amor, cuando partiste.

Me equivoqué, lo sé, nunca quererte
debió mi corazón apasionado.
Mas mis ojos, cansados de no verte,
dejaron de llorar y te he olvidado.

Adamis Barrios.
Maracaibo – Venezuela.
Sábado, 29 de enero de 2011.
Todos los derechos reservados.

PASASTE


PASASTE

Pasaste por mi vida como fugaz ensueño,
como visión distante, difícil de alcanzar.
Y fuiste en mis adentros la vaguedad de un sueño,
de un sueño inexpugnable, que me atreví a soñar.

¡Pasaste por mi vida como una luz que acaso
dejó una altiva estrella, sin rastro ni esplendor!
y se extinguió en las sombras de mi febril ocaso,
donde encontró pesares, la fuente de mi amor.

Te vi pasar, te vi, y bien sé que pasaste,
porque al pasar dejaste deshecha mi ilusión.
¡No sé si te amé mucho ni sé si tú amaste!
pero sé que dejaste, roto mi corazón.

Yo sé bien que pasaste por mi vida y lejana
te hiciste a mis amores, quebrándome la fe.
¡Yo fui un pájaro herido que tocó a tu ventana,
mas no digas a nadie, que por amor toqué!

Y si siente tu alma que en mi vida pasaste
como pasan las olas sempiternas del mar,
ojalá que comprendas que aunque tú me olvidaste,
yo pasé por tu vida, sin poderte olvidar.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela.
Domingo, 30 de enero de 2011.
Todos los derechos reservados.

martes, 25 de enero de 2011

LIRIO DE AMOR







 
Lirio de Amor

Era una noche hermosa, colmada de armonías,
de esas conformidades donde el amor despierta.
Yo me acerqué a tu casa, tú me abriste la puerta
y te besé en silencio, mientras me sonreías.

Amén de tu perfume, surgió en idolatrías
el sosegado acento de mi alma descubierta,
y tú… ¡mi dulce amada! ¡Lirio de amor, experta!
Calmaste con tus besos las ansiedades mías.

En dichas de mutismos tus rosas descubrías
y yo en afanes locos, de éxtasis desbordado,
vi cómo a mis caricias clamando sucumbías.

Y loca de pasiones, gimiendo me decías…
¡Bebe de mis delirios el néctar derramado!
Y más y más amarte, sonriendo me pedías.

¡No olvidaré esa noche de hermosas armonías!
Esas anuencias tuyas, donde el amor despierta.

Esas tus efusiones que siempre abren la puerta,
dándole paso franco… a las pasiones mías.



Adamis Barrios
Maracaibo - Venezuela
Sábado, 06 de noviembre de 2.010.
Todos lso derechos reservados.
[/face][/i][/size][/color]


lunes, 24 de enero de 2011

DÉCIMAS DE LA AUSENCIA


DÉCIMAS DE LA AUSENCIA

Ayer me quedé esperando
a que volvieras amada,
y entristecí en la jornada
del día que fue pasando.
Mis ojos te iban buscando
llenos de melancolía,
y el corazón me decía
que nunca regresarás,
y sentí quererte más
mientras la tarde moría.

La tarde se oscurecía
y el sol, cerraba su ocaso.
La luna sin más retraso
en el cielo aparecía.
Y el sol como yo sentía
por su distancia la pena,
que como a mí lo encadena
a la ausencia de su amor,
y con profundo dolor
se fue en la noche serena.

La luna, apareció llena
de pasión, y adolorida,
miro del sol la partida
en aquella triste escena.
Mas yo sentí en mi alma buena
por tu ausencia un cruel quebranto
y con los ojos en llanto
juzgué el designio de Dios,
que me mantiene de vos
muy lejos y amando tanto.

Sufre el sol su desencanto,
la luna, sus sinsabores
y en sus distante amores
la noche tiende su manto.
Y yo me pregunto cuanto
debo sufrir por tu ausencia
mientras que ya a la demencia
por tu amor me he condenado
esperando enamorado
de ti la sola presencia.

Ruego de Dios su indulgencia
para que hasta mi regreses,
pues ya he pagado con creces
de tu querer, la abstinencia.
Un grito de mi conciencia
clamó por ti vida mía,
mientras la noche moría
y el alba se iba asomado,
y a solas aquí llorando
me sorprendió el nuevo día.

Quítame amor la agonía
que me causan tus distancias
y trae a mi tus fragancias
para lograr mi alegría.
La que me robaste un día
al dejarme en desazón,
sabiendo que el corazón
de pesar se iría muriendo,
entristecido, sufriendo
sin justa causa y razón.

Mi amor por ti es devoción,
es silencio adormecido,
es cual niño enternecido
y es en mi vida un alción.
Es desmedida pasión,
es un canto de contento
y es un hondo encantamiento
que aviva la vida mía,
porque eres la poesía
que vibra en mi sentimiento.

Regresa a mi abrigamiento,
regresa que aquí te espero.
Si no regresas me muero
en profundo abatimiento.
No dejes que en mi lamento
por tu amor sienta el fracaso
que sintió el sol en su paso
cuando la tarde moría
y la luna le veía
marcharse en su triste ocaso.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Domingo, 17 de octubre de 2.010.
Todos los derechos reservados.


SOLEDADES


SOLEDADES

Cuando en las soledades de mis pasiones
busco tu amor perdido en mi sentimiento.
Todo se me hace triste, todo lamento
y desfloran en llanto mis emociones.

Son terribles mis miedos, mis abstracciones
por tu ausencia que es causa de mi tormento,
y en el fondo de mi alma tan sólo siento,
cruel vacío de amores… desilusiones.

¡Donde andarás amada! ¿Por qué no vienes?
a calmar las torturas de mi agonía.
¡Qué no ves que la vida rota me tienes!

¡Que no ves que es inmensa mi idolatría!
Pues te sigo queriendo mientras mantienes,
mi corazón deshecho en melancolía.

Ya no soporto amada tantos desdenes
vuelve para que alivies la pena mía.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Miércoles, 03 de marzo de 2.010
Todos los derecho reservados

LEJANÍAS DE TU AMOR


LEJANÍAS DE TU AMOR

Estás cerca de mí, pero no obstante
puedo sentir que más y más te alejas,
porque ya tus pasiones no reflejas,
en mi amor por lejana y por distante.

Cuando te ausentas, todo es semejante
a un triste invierno que a su paso deja,
helado el corazón, y honda es la queja,
que surge de mi alma a cada instante.

Siento que si te tengo, me abandonas
que no escuchas mi voz cuando te llamo,
y que te vas perdiendo en esas zonas

de un tiempo extraño del amor vivido
y mientras más te pierdes, más te amo,
en los tormentos de mi amor herido.

Adamis A. Barrios L.
Maracaibo – Venezuela
Miércoles, 28 de noviembre de 2007


HASTA OTRA MUERTE


HASTA OTRA MUERTE

Tú de mi amor, amor, obsesión loca
que mi alma martiriza y me trastoca
quebrando por amores mi razón.
Y embrujas con dulzor mi corazón
con tu distante amor que me disloca.

Suave ocultismo, llama que subyace
dentro del pecho do sonriendo hace
esclavo de tu amor, mi amor sincero.
Y aún sabiendo que por ti me muero
me niegas el amor que me complace.

Dependiente de ti, ruta prohibida,
opción que atemoriza y aún conocida
te me haces el pecado que desquicia.
Y sin darme de amor ni una caricia,
te has quedado en mi vida, anochecida.

Consuelo de mis sueños, dulce anhelo
que en el tormento de mi oscuro cielo
eres vicio febril… y en mi locura,
se me vuelve tu amor suave tortura
y causa principal, de mi desvelo.

Tal vez sean mis versos sueltas hojas
que aunque muy dentro de mi ser alojas,
el viento se los lleve hacia otra vida.
Allí te encontraré y amanecida
de amor, me aliviarás estas congojas.

Mas cuando pueda en otra vida verte
y pueda dulcemente contenerte
aferrada a mi amor entre mis brazos,
se harán indisolubles nuestros lazos
amándonos mujer, hasta otra muerte.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela.
Domingo, 16 de enero de 2.011.
Todos los derechos reservados.

CUANDO YO ME VAYA


CUANDO YO ME VAYA

Cuando yo me vaya, no te pongas triste,
no dejes que el llanto ruede por tus ojos
ni llenes tu alma de crueles enojos,
mas recuerda siempre, cuanto me quisiste.

Cuando yo me vaya, no te pongas triste
búscame en el viento cuando pase lerdo,
tómame en tus manos, siente mi recuerdo
y mi amor profundo que por ti persiste.

Cuando yo me vaya, no te pongas triste
búscame en la alcoba do quedo mi sueño,
cíñete a mi alma y en sublime ensueño,
siénteme en tus brazos, donde me dormiste.

Cuando yo me vaya, no sufras, resiste,
no te sientas sola porque aunque no creas
yo estaré contigo, y aunque no me veas,
te diré al oído, no te pongas triste.

No te pongas triste dulce amada mía,
hállame en los versos que de amor te he dado,
siénteme en tu pecho donde enamorado,
viviré sembrado, como poesía.

Adamis A. Barrios L.
Maracaibo – Venezuela.
Domingo, 15 de agosto de 2010.
Todos los derechos reservados.

GUARDA LA ROSA ROJA QUE TE HE DEJADO


GUARDA LA ROSA ROJA QUE TE HE DEJADO

Guarda la rosa roja que te he dejado,
guárdala como ofrenda de mi amores,
cómo un dulce recuerdo de los albores
del amor infinito que te he entregado.

 Guarda esa rosa roja, tenla a tu lado,
riégala con las aguas de tus candores,
para que no se sequen de mis ardores
las sublimes ternuras con que te he amado.

Y cuando ya la vida se esté acabando,
cuando se rinda mi alma por sus desganos,
a esa rosa de amores, sigue regando.

Rózala con tus labios, dulces, manzanos,
porque al besarla amada estará mirando,
mi corazón sonriéndote entre las manos.

Y no importa que tanto estemos lejanos
porque con toda el alma, te estaré amando.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela.
Jueves, 16 de septiembre de 2010.
Todos los derechos reservados.