viernes, 11 de marzo de 2011

ME IRÉ SIN LAMENTOS


ME IRÉ SIN LAMENTOS

Me iré como la tarde cuando el sol desfallece
o como la mañana… ¡cuando la tarde brota!
Y seré cual la noche que en sombras se adormece
exhibiendo a su paso, su triunfo sin derrota.

Me iré sin más lamento, sin lágrimas ni nada,
pues nada quiero, nada, que enturbie mi partida.
Tan sólo he de llevarme mi alma enamorada
con los dulces amores que me obsequió la vida.

Así quiero marcharme, sonriendo simplemente
y a mi sonriente rostro… ¡librar del desafuero!
Para que todos digan que agradecidamente
disfruté mi partida, sin rencores ni miedo.

¿Cuántos habrán deseado lo que deseo ahora?
¡Cuántos morir quisieran, sin morbo ni antifaz!
Yo sé que cuando llegue de mi partir la hora,
me embeberé en ternuras, mientras respire paz.

Y así me iré tranquilo en la insondable calma
que ha de traerme entonces la dulce expiración.
Pero mi propia muerte no ha de matarme el alma,
aunque jamás palpite mi amante corazón.

Mi alma… es sempiterna pasión de melodías
hablándole a otros seres de su sentir profundo.
Y después de mi muerte, con tiernas poesías,
arrullará a las almas que aman sobre el mundo.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Viernes, 04 de marzo de 2011.
Todos los derechos reservados.


Safe Creative Código: 1108079819406

No hay comentarios:

Publicar un comentario