lunes, 14 de marzo de 2011

RECUERDOS I I I




RECUERDOS III

Y entonces descubrí que abierta estaba
al rito del amor ¡dulce vehemencia!
Y en dejos de ansiedades me miraba,
pidiendo de pasión, la complacencia.

Exánime quédeme en su presencia
al ver que en sus ardores me deseaba,
y me dejé llevar con diligencia,
sujeto del amor que me obsequiaba.

Aureola fue el afán, lascivo armiño
de esa rosa otoñal, y siempre bella
que deleitó a mi alma en su cariño.

¡Feliz fue el corazón al lado de ella!
Pues me enseño a ser hombre siendo niño
y aún brilla en mi existencia, cómo estrella.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Domingo, 13 de marzo de 2011
Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario