domingo, 10 de octubre de 2010

¡AY DE MI!


¡AY DE MÍ!

Te me vas de las manos como el agua que parte
serpenteando en el río con estruendo profundo.
Te me vas y me dejas solitario en el mundo,
preterido de amores… y llorando al amarte.

Por tus crueles desdenes, he querido dejarte
elegir tu camino… decidir tu amores.
Mas de sólo pensarlo hay en mi alma dolores
porque me es imposible, pretender olvidarte.

¡Ay de mí y mis tristezas! Ay de mí y mis congojos.
¡Ya de tanto esperarte se humedecen mi ojos
y de mi alma se escapan sus sublimes ternezas!

¡Ay de mí y mi agonía! Ay de mí y de mi suerte
¡Ay de mí y de esta pena que me lleva a la muerte
y me asfixia en el morbo de la melancolía!

Ay de mi vida mía… ¡Cuánto duele perderte!

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
viernes, 08 de octubre de 2010.
Todos los derechos reservados.












No hay comentarios:

Publicar un comentario