domingo, 3 de octubre de 2010

AMARGO

AMARGO

A veces son tan hondas mis duras penas
que sobrevivo a caso, por mera suerte.
Me han engañado tanto, que hasta la muerte,
arrastraré de engaños… crueles cadenas.

Déjenme pues tranquilo, bajo la calma
de estas mis soledades, de ambiguo encanto,
donde ríen mis labios, bebiendo el llanto
que a carcajadas llora en su fe mi alma.

Lejos, me iré muy lejos, do adoloridas
no muestren mis desdichas, crueles congojos
y donde nunca el llanto muestren mis ojos
del elixir amargo… de mis heridas.

Quiero dejar mis ansias bien escondidas
en el oscuro abismo de mis dolores,
para que nadie sepa que por amores,
tengo las esperanzas, casi extinguidas.

Tal vez en otros tiempos sean florecidos
los rosales que duermen en mi jardín.
Pero si no florecen, siempre en mi esplín
los mantendré cuidados y enternecidos.

Adamis Barrios.
Maracaibo – Venezuela
Miércoles, 29 de septiembre de 2010
Todos los derechos reservados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario