domingo, 15 de mayo de 2011

AL ÁNGEL DE LA MUERTE


AL ÁNGEL DE LA MUERTE


Desdeñan de tu imagen y tu suerte
e innoblemente te llaman fementida.
¡Quién puede muerte por afán temerte,
siendo tú, consecuencia de la vida!

Reprochan el rigor de las heridas
que a tu inefable paso dejas siempre,
sin pensar que la fuente de las vidas,
tiene su fin impostergablemente.

¡Oh que tristeza, debe ser la tuya!
Sentir que eres, despiadada y fiera,
que eres la oscuridad sin aleluya,
por venir a buscar al que se muera.

Más, mira muerte… ¡No te aflijas tanto!
pues en el mundo terrible de lo vivo,
hay quienes sirven con horror y espanto,
las almas que tu siempre has recogido.

Yo, no te temo no, porque en mi caso,
consciente estoy del Alfa y el Omega,
y esperaré tranquilo a que tu abrazo,
clausure mis tristezas y mi pena.

¡Bella debes de ser! Yo te imagino
cabalgando en el tiempo como Diosa,
cuyos cabellos de azabache fino

sueltan aromas de exquisitas rosas,
perfumando los trágicos caminos
de las almas que vuelan pesarosas.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela.
Todos los derechos reservados.

Safe Creative Código: 1108069817689

No hay comentarios:

Publicar un comentario