lunes, 31 de enero de 2011

PASASTE


PASASTE

Pasaste por mi vida como fugaz ensueño,
como visión distante, difícil de alcanzar.
Y fuiste en mis adentros la vaguedad de un sueño,
de un sueño inexpugnable, que me atreví a soñar.

¡Pasaste por mi vida como una luz que acaso
dejó una altiva estrella, sin rastro ni esplendor!
y se extinguió en las sombras de mi febril ocaso,
donde encontró pesares, la fuente de mi amor.

Te vi pasar, te vi, y bien sé que pasaste,
porque al pasar dejaste deshecha mi ilusión.
¡No sé si te amé mucho ni sé si tú amaste!
pero sé que dejaste, roto mi corazón.

Yo sé bien que pasaste por mi vida y lejana
te hiciste a mis amores, quebrándome la fe.
¡Yo fui un pájaro herido que tocó a tu ventana,
mas no digas a nadie, que por amor toqué!

Y si siente tu alma que en mi vida pasaste
como pasan las olas sempiternas del mar,
ojalá que comprendas que aunque tú me olvidaste,
yo pasé por tu vida, sin poderte olvidar.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela.
Domingo, 30 de enero de 2011.
Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario