miércoles, 22 de septiembre de 2010

CELOS



Tengo celos del sol que a tu esbelteza,
baña con luz de amor y con presteza
y envuelve a tu figura en remolino.
Y hasta he sentido celos del destino,
que me niega el dulzor de tu pureza.

Celos de aquel que admire tu belleza
y pretenda llegar con su tibieza,
a robarse tu amor que es sólo mío.
¡Celos, terribles celos! mi desvío,
me hace perder por dudas la cabeza.

¡Oh mi sublime amor! Cuanta tristeza
tiene mi corazón que en su nobleza,
de celos muere sin tener ya calma.
¡Creo que hasta te celo de mi alma
por amarte con honda sutileza!

Terrible enfermedad ¡Vaya torpeza!
La de estos celos donde sin certeza,
me siento como un pájaro perdido.
Mas por mi celos se que te he querido,
como nadie podrá ¡Vaya grandeza!

No digo que celarte es mi proeza,
ni digo que es un acto de justeza
celarte por mi amor noble y sincero.
Pero al celarte simplemente quiero
que el celo por tu amor, sea mi riqueza.

Tal vez digan algunos que es vileza
celar como yo celo y mi terqueza
es un ruin proceder  de mi ilusión.
No importa, pues bien sé que en mi pasión
te celo por amor… y con franqueza.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Lunes, 11 de enero de 2010
Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario