jueves, 23 de septiembre de 2010

ALLÍ


ALLÍ

Allí, do los cipreses bajo la quieta calma
del nocturnal preludio despojan su dolor,
allí también bien mío se está muriendo mi alma,
hundida en sus tristezas, llorando por tu amor.

Allí, donde las horas en trágica agonía
revelan los sarcasmo de mi muerte letal.
Allí mi pobre vida sabe a melancolía,
y a toda la amargura de mi angustia fatal.

Y tú que me juraste tu amor enternecido
allí… bajo las sombras del árbol del amor.
Te fuiste y me dejaste solitario y perdido
hundido en mis tristezas, llorando por tu amor.

Sucumbiré a mis sueños, y el alma destrozada
anunciará con gritos mi suspiro mortal.
Preguntará llorosa ¿A dónde fuiste amada?
y enjugará una lágrima, mi lágrima final.


¡Y allí donde te quise y siempre te he querido!
Bajo las sombras limpias del árbol del amor,
allí mi bien amada me quedaré dormido,
esperando que vuelvas… a calmar mi dolor.

Adamis Barrios
Maracaibo – Venezuela
Domingo, 28 de febrero de 2.009.
Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario